Escriba Su Propia Opinión
Está opinando sobre:pH de la piel: problemas y desafíos
El concepto de expresar la acidez como el logaritmo negativo de la concentración de iones de hidrógeno se definió y denominó pH a principios del siglo XX. Se reconoció la utilidad general del concepto de pH para las ciencias biológicas y más tarde adquirió importancia para la investigación analítica. Los informes sobre los resultados de las mediciones de pH en piel viva establecieron el término manto ácido: el propio escudo protector de la piel que mantiene un pH naturalmente ácido. Es invisible a la vista pero crucial para el bienestar general de la piel. La alcalinización crónica puede desequilibrar este manto ácido, provocando inflamación, dermatitis y enfermedades atópicas de la piel. Es por esto que no sorprende que se hayan observado cambios en el pH de la piel en diversas patologías cutáneas. También es obvio que el pH en las preparaciones de aplicación tópica puede desempeñar un papel importante. El pH óptimo y la capacidad de amortiguamiento de las preparaciones tópicas no solo respaldan la estabilidad de los ingredientes activos y materiales auxiliares, sino que también pueden aumentar la absorción de las especies no ionizadas de un ingrediente activo ácido o básico. Incluso pueden abrir oportunidades para modificar y "corregir" el pH de la piel y, por lo tanto, acelerar la recuperación de la barrera y mantener o mejorar la integridad de ésta. Se necesitan más esfuerzos para estandarizar y mejorar las mediciones de pH en medios biológicos o vehículos farmacéuticos/cosméticos para aumentar y garantizar la calidad, comparabilidad y relevancia de los datos de investigación. En este volumen, presentamos una colección única de artículos que abordan problemas pasados, presentes y futuros del pH de la piel tanto sana como enferma. Se espera que esta colección fomente esfuerzos futuros en la investigación clínica y experimental de la piel.
Más Información
Especialidad Catálogo
Especialidad Dermatología
Especialidad Distribuciones