Escriba Su Propia Opinión
Está opinando sobre:Caries coronales
Esta monografía aborda la enfermedad de la caries dental y en particular la caries coronal, al mismo tiempo que proporciona una actualización y conocimiento basado en evidencia sobre cómo los investigadores, docentes universitarios, profesionales de la salud bucal y estudiantes de odontología deben comprender la etiopatología del proceso de formación de la caries y deben diagnosticar, evaluar el riesgo, tomar decisiones de tratamiento, gestionar y monitorear la caries coronal tanto a nivel individual como poblacional. El contenido de esta monografía es de interés para los lectores en el campo de la odontología. Cariólogos de renombre de todo el mundo han contribuido a esta monografía, que abarca 16 capítulos, todos ellos revisados por expertos internacionales en el campo de la odontología. Los capítulos individuales pueden expresar diferentes puntos de vista sobre los temas incluidos dentro de esta monografía, considerándose un enriquecimiento del libro más que una contradicción en la terminología. La pregunta sobre la caries coronal como un problema interminable se aborda en los siguientes apartados, describiendo información de vanguardia sobre la caries coronal. En los últimos 50 años se han observado reducciones notables en la prevalencia de caries en niños y adultos en muchos países desarrollados y en algunos países en desarrollo a nivel mundial; sin embargo, el paradigma de la caries coronal sigue siendo importante para determinadas poblaciones. El problema se agrava en poblaciones con prácticas de higiene bucal y hábitos alimentarios inadecuados y con un nivel educativo y socioeconómico bajo. La incidencia de caries en la población de edad avanzada sigue siendo muy alta, hasta un 98%, mientras que se ha observado una tendencia a la baja en la pérdida dental (Capítulo 2). El conocimiento actual adquirido a partir de la histopatología de la caries coronal (Capítulo 3) indica que la vía principal para la desmineralización del esmalte es a lo largo de los bastones del esmalte y finalmente a nivel de los cristales del esmalte. Curiosamente, el desarrollo de las lesiones del esmalte no cavitadas hacia la cavitación corresponde a una secuencia sistemática de eventos dentro del complejo pulpo-dentinario. Los tejidos dentales también pueden desmineralizarse en casos de defectos cualitativos o cuantitativos del desarrollo del esmalte y la dentina (Capítulo 4). Estos defectos no aumentan por si mismos el riesgo de caries coronal. Sin embargo, pueden favorecer la acumulación de biopelículas dentales y su eliminación puede resultar más difícil también por razones de sensibilidad. Por lo tanto, las características de los tejidos dentales alterados pueden reaccionar de manera diferente a los desafíos cariogénicos. La comprensión contemporánea de las interacciones entre el esmalte y los fluidos bucales (Capítulo 5.1) subraya que es la presencia de iones de fluoruro libres en el ambiente bucal lo que determina si los tejidos dentales pierden o ganan minerales. Incluso concentraciones muy bajas de fluoruro mejoran las propiedades fisicoquímicas de la saliva y el líquido de la biopelícula dental e interfieren con el proceso de desmineralización y remineralización de los tejidos dentales, reduciendo así la tasa de progresión de las lesiones por caries. También se debe considerar la etiopatogenia de la caries coronal, desde la estructura de la biopelícula hasta las interacciones microbianas. El microbioma oral (Capítulo 5.2) puede estar sujeto a factores de estrés que alteran la homeostasis microbiana y, a su vez, desencadenan un estado de disbiosis. Un consumo racional de endulzantes artificiales (Capítulo 5.3) tiene un riesgo bajo de desarrollo de caries, aunque puede provocar fluctuaciones del pH. Sin embargo, una dieta cariogénica induce disbiosis y, cuando se mantiene durante un período de tiempo, aumenta el riesgo de desarrollo de caries. Los métodos de diagnóstico clínico de la caries coronal también han evolucionado, lo que permite a los profesionales dentales establecer diagnósticos de la actividad y la gravedad de la caries en las primeras etapas de su desarrollo. Los principios fundamentales que guían el diagnóstico de caries coronal en la práctica clínica se abordan mediante el examen visual y las radiografías como método complementario (Capítulo 6). También se abordan métodos ópticos que detectan cambios estructurales en los tejidos dentales en términos de pérdida de minerales (Capítulo 7). Estos métodos pueden complementar el examen visual. La valoración individual del riesgo de caries (Capítulo 8) es esencial para las decisiones de tratamiento, el manejo y el seguimiento de los pacientes en la práctica cotidiana, así como en diferentes tipos de poblaciones. Aunque la identificación de pacientes de riesgo no es sencilla con los instrumentos disponibles, la evaluación del riesgo de los pacientes se considera una buena práctica clínica y, por tanto, debe implementarse. Actualmente los investigadores han puesto gran énfasis en el manejo efectivo y biológicamente amigable de la caries coronal en la práctica diaria, que incluye, bajo un mismo espectro, tratamientos tanto quirúrgicos como no quirúrgicos. En este contexto se recomiendan diversas modalidades de uso de fluoruro (Capítulo 9.1), sabiendo que la disponibilidad de fluoruro en los fluidos orales ha sido posible gracias a enfoques comunitarios, individuales, profesionales y a combinaciones de diferentes enfoques. El cepillado dos veces al día con pasta dental fluorada combinado con una dieta equilibrada mantiene el proceso de caries en niveles subclínicos para un número importante de individuos en distintos tipos de poblaciones. Además, el inicio y la progresión del proceso de caries pueden detenerse en cualquier etapa del desarrollo, desde lesiones activas no cavitadas hasta lesiones cavitadas, dependiendo de la posibilidad de controlar la biopelícula dental, como se destaca en el concepto de tratamiento no quirúrgico de la caries coronal (Capítulo 9.2). Sin embargo, cuando no es posible controlar la biopelícula dental en lesiones de caries cavitadas, está indicada la eliminación de la caries. Los conceptos actuales de eliminación de caries (Capítulo 9.3) demuestran la importancia relativa de la cantidad de dentina cariada eliminada para el éxito del tratamiento quirúrgico basado en estudios microbiológicos, clínicos y radiográficos. En este contexto, el tratamiento quirúrgico de la caries coronal (Capítulo 9.4) subraya que el sellado de la cavidad cariosa detiene la progresión de la caries y previene más lesiones pulpares. La resina compuesta directa ha sido el material de elección para los tratamientos restauradores y su longevidad está esencialmente influenciada por factores relacionados con los pacientes y los profesionales. Si es necesario, se debe priorizar la restauración, el pulido y la reparación sobre el reemplazo de las restauraciones. Está bien establecido que los resultados clínicos y los informados por los pacientes deben evaluarse juntos para evaluar el éxito de cualquier tratamiento realizado. Por lo tanto, se debe medir el impacto de la caries coronal y sus consecuencias en el desempeño diario de los individuos y en la calidad de vida relacionada con la salud bucal (Capítulo 10). Los instrumentos utilizados son suficientemente específicos para tratar la caries en niños y adultos y existe evidencia de su capacidad de respuesta. El mayor desafío radica en la implementación de estos instrumentos en la práctica diaria y dentro de la salud pública. La importancia de la investigación interdisciplinaria, multidisciplinaria y transdisciplinaria junto con la colaboración y fusión con otras ciencias, como la ciencia de materiales, la ingeniería y la nutrición, se subraya en las perspectivas futuras en el estudio de la caries coronal (Capítulo 11). La inteligencia artificial puede desempeñar un papel importante para ayudar a analizar los resultados del diagnóstico, la evaluación de riesgos y el tratamiento de la caries coronal a nivel individual y poblacional. En conclusión, el problema de la caries coronal se ha mitigado hasta cierto punto con el tiempo. Se espera que en el futuro la salud bucal siga mejorando y en definitiva se reduzca la caries coronal en los países que actualmente presentan una alta prevalencia de caries. Sin embargo, dependerá, por un lado, del mantenimiento y, por otro, de la implementación adicional de medidas para controlar el inicio y la progresión de la caries coronal a nivel individual y poblacional. Aún así, queda un largo camino por recorrer.
Más Información
Categoría Odontología
Especialidad Catálogo
Especialidad Distribuciones
Especialidad Karger